Estudiando los posibles proveedores de juguetes para niños se han visto diferentes prototipos de varias empresas en las que promocionan carros de juguete para niños de poca edad. Estos juguetes tienen una peculiaridad, y es que son muy simples y al momento de ser estudiados no se encuentra mayor complejidad en el diseño. Además estos juguetes son hechos de materiales que no son de gran calidad y que pueden perjudicar tanto al vendedor como al consumidor, además estos carros son de muy alto costo y no todos los consumidores tienen los ingresos suficientes para pagar por estos juguetes.

Se han estudiado en diferentes campos de prueba y error el prototipo en el sentido en que se requiere un carro que posea unas dimensiones favorables para el manejo de un niño, un material que no perjudique la piel y que no sea contaminante a la hora de ser llevado a la  boca, un material que resista golpes y que su estructura tenga cierta complejidad para que a la hora de ser estudiado se aprenda mucho de él.